Volver a Ventajas

Fácil de Ajustar – Rápida en Responder

Distribución y sistemas de control

Las Celdas Jameson se entregan completas con todas las válvulas e instrumentación necesaria y una filosofía de control simple que facilita la integración al sistema de control de su planta. Todos los parámetros de procesos críticos requeridos para optimizar el desempeño de la flotación son automatizados, monitoreados y controlados.

Desempeño constante con recirculación

Para lograr un desempeño óptimo y una operación estacionaria, la celda Jameson alcanza su mejor operación cuando la presión y el flujo volumétrico que pasa por los downcomers son constantes. La recirculación de relaves se aplica para amortiguar las fluctuaciones "normales" que ocurren en la planta. Cuando el flujo de alimentación fresca sufre fluctuaciones, la cantidad de relaves recirculados automáticamente se ajusta para mantener una presión de descarga constante en el cajón de carga y, así, facilitar un flujo permanente hacia el downcomer a través de una bomba centrífuga fija de velocidad. Una vez comisionada, la celda requerirá muy poca participación del operador ya que se ajusta automáticamente a las condiciones del circuito y a los cambios en el flujo de alimentación.

Otra de las ventajas de la recirculación de relaves es el mejoramiento de la recuperación porque la alimentación pasa por el downcomer varias veces. La distribución de circuitos es flexible dependiendo de los requerimientos del cliente. Existen dos opciones de recirculación de relaves, dependiendo del tipo de celda Jameson seleccionada para la aplicación.

  • Control de recirculación interna con celda integral, cajones de carga y de recirculación de relaves para ser instalados en un nivel.
  • Control de recirculación externa permite máxima flexibilidad en la distribución de la planta utilizando flujos de productos recirculados por gravedad hacia el próximo nivel.
Distribución y sistemas de control